Satiriza los romances con clichés




La falta de inteligencia y originalidad es lo que ha llevado a un deterioro consistente del género de la comedia romántica en la pantalla grande. Una de las sorpresas más placenteras del estreno de Isn’t It Romantic?, producción de New Line Cinema que comienza a exhibirse hoy, es cómo este filme encuentra terreno fértil para este género con un sentido del humor sagaz y una perspectiva nueva y contemporánea.

El filme protagonizado por Rebel Wilson (“Pitch Perfect”, “Bridesmaids”) logra para las comedias románticas lo que “Scream” hizo para el subgénero de horror; siempre utilizaba un demente enmascarado masacrando adolescentes promiscuos.

La producción genera gran parte de su comedia ilustrando lo ridículo que son los clichés y las fantasías que se utilizan constantemente en las comedias románticas modernas, a la vez que se las ingenia para usar esas convenciones en un contexto nuevo e impredecible. 

Han pasado 25 años desde que Rosie O’Donnell le dijo a Meg Ryan en “Sleepless in Seattle” (1993) “Tú no quieres estar enamorada, tú quieres estar enamorada en una película”. “Isn’t It Romantic?” retoma el tema del abismo gigantesco que hay entre la forma en que se da un romance en la vida real y la forma en que los clichés y las fantasías siempre acompañan los romances en la pantalla grande.

Al principio del filme conocemos a la protagonista cuando es una preadolescente que se ha memorizado todos los diálogos de “Pretty Woman”. Su fascinación con las comedias románticas la ha predispuesto a que todas sus nociones sobre un romance se tergiverse bajo un filtro rosado e irreal.

Luego la trama da un brinco y nos muestra a una Natalie (Wilson) adulta totalmente desilusionada con la realidad de que nada de su vida personal o profesional  va a ser como una fantasía comercial de Hollywood. Esta frustración se convierte en una trampa de vida o muerte cuando la protagonista tiene un accidente y termina en un estado de coma que la deja atrapada en una de las comedias románticas que ella tanto idolatraba como niña. 

Además de consistentemente satirizar todos los códigos cinematográficos que siempre se manifiestan en las peores comedias románticas, la trama del filme nunca pierde gasolina al tener a una protagonista que se rehúsa a ser seducida por las fantasías que vende este género.

El que el personaje activamente busque escapar de una construcción romántica falsa es un giro narrativo novedoso y le permite a Rebel Wilson expandir sus destrezas como comediante. La propuesta inteligente y sardónica del guion de Erin Cardillo, Dana Fox y Katie Silberman es la primera vez que la actriz australiana tiene la oportunidad de robarse carcajadas sin tener que interpretar una caricatura o conformarse con simplemente ser la cuota de humor físico de una comedia.

Aun así, la razón principal por la cual “Isn’t It Romantic?” es una comedia romántica excelente es que su sátira postmoderna no viene anclada por un punto de vista cínico. La producción entera es más que consciente de por qué ese tipo de fantasía conecta con el público y se deleita en desmoronarla para luego entregarle una versión nueva y mejorada.



Source link