Vibrante la acogida en la isla al musical “Hamilton”



Desde su estreno, el viernes de la semana pasada, el musical “Hamilton: An American Musical” y la actuación de Lin-Manuel Miranda ha levantado el interés de la mayoría de los puertorriqueños. Todos los días el público, tanto local como de Estados Unidos, se ha desbordado de entusiasmo ante la oportunidad de disfrutar de este importante evento cultural de fama mundial.

En esta puesta en escena en Puerto Rico, Miranda volvió a encarnar el rol de Alexander Hamilton, uno de los padres fundadores de Estados Unidos y que el artista no interpretaba desde el 2016, lo que ha levantado grandes expectativas.

A continuación, un resumen de lo acontecido hoy, domingo.

Domingo matiné 

Aquí con mi esposa para ver esta obra espectacular. Reconociendo que no sé mucho de ella pero he visto cómo ha podido llamar la atención y he seguido la trayectoria de Lin-Manuel. Bien agradecido de que haya apostado a Puerto Rico en este momento tan crítico. Es enorme, es increíble el interés que ha generado. Una gran bendición para Puerto Rico”.

Estas fueron las expresiones del primer mandatario del país, Ricardo Rosselló Neváres, quien se dio cita junto a su esposa Beatriz Rosselló, en la primera de las dos funciones del musical.

Entre los figuras de renombre estuvieron el exsenador del Partido Popular Democrático, Roberto Prats, y el empresario y excandidato a la gobernación, Manolo Cidre.

Todos queremos ver algo como esto. A mí me recuerda la Regata que hubo en el 1992. Fue un momento en el que Puerto Rico hizo un detente”, opinó. “Tenemos la mesa servida para mostrar lo mejor del país”, agregó.

Tres horas antes del comienzo del musical se observó en las inmediaciones del Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré la presencia de un gran número de policías y personal de seguridad que esperaba la llegada de un grupo de cerca de 30 congresistas demócratas de Estados Unidos invitados a la función. Estos hicieron su entrada en grupo y pasaron rápidamente al teatro por una entrada especial, sin hacer ningún comentario. 

A Bellas Artes también llegaron muchas personas sin boleto, pero apostaban a la suerte de encontrar alguna oportunidad de ver el musical. Daniel Nannapanemi, de Nueva York, vino a Puerto Rico por el fin de semana y estaba dispuesto a pagar hasta $400 por un boleto. 

Lamentablemente, en esta función muchos ganadores de la lotería digital a $10.00 confrontaron contratiempos, ya que después de haber llegado desde diferentes rincones del país a disfrutar de la función, sus asientos no estaban disponibles

A pesar de la decepción, el público afectado por el problema se mostró comprensivo y dispuesto a aceptar alguna otra alternativa, con tal de ver el espectáculo. Después de un tiempo de espera, varios lo lograron. 

Domingo en la noche 

Cientos de personas acudieron temprano para recoger los boletos de la quinta función. 

Para sorpresa de todos, tras terminar la función, el protagonista de la noche, Lin-Manuel Miranda caminó sonriente hacia la Sala Sinfónica, en compañía de sus padres y de su esposa Vanessa Nadal para participar de un evento auspiciado por Latino Victory Proyect.

El dramaturgo aprovechó para saludar al grupo de congresistas estadounidenses que se dio cita en la función de la 1:30 p.m. Entre estos se encontraba el senador Bob Menéndez y Roberto Prats. Miranda se acercó a Roberto Prats y le dijo: “Puerto Rico necesita ayuda, rieguen la voz”, compartió Prats en entrevista con El Nuevo Día.

Entretanto, el público seguía saliendo del recinto a manos llenas con bolsas grandes doradas con el logo de Hamilton cargando con camisetas, tazas, vasos y el libro “Hamilton The Revolution”.

La familia de la boricua Luz Stearns lucía los artículos comprados. 

Mi hijo se vistió de Hamiton para Halloween, se conoce sus canciones que  ha aprendido por YouTube”, contó la orgullosa madre.

Cerca de ellos, se apreciaba un grupo de niñas que salían de presentar un show de ballet. Ellas bailaban alrededor de las musas del Centro de Bellas Artes, quizás soñando llegar tan lejos como Lin-Manuel Miranda.





Source link